Reserve traslado Kiwitaxi desde aeropuerto o ciudad de Egypt

Evaluaciones de clientes

Excelente servició, nos gustó mucho el medio de transporte, y llegamos a la hora acordada. Muchas gracias!
Servicio perfecto, en tiempo y forma. La calidad del vehículo, correcta
Viaje perfecto y un chofer, Andre,agradable y servicial. Una experiencia fantastica. Muchas gracias

Traslados en Egipto

La República Árabe de Egipto se ubica en África del Norte y en la península del Sinaí en Asia. Muchos empiezan a conocer el país con una visita a la capital, El Cairo. Esto no es sorprendente, ya que cuenta con un montón de lugares de interés, entre ellos: la mezquita del sultán Hassan, el mausoleo de Imam Al-Shafi, las mezquitas de Amr, de Ibn-Tulún, Al-Azhar, el mercado de Khan el Khalili, el mausoleo y la madrasa del sultán Qalawun. En Giza, oeste de El Cairo, se ubican las famosas pirámides de Keops, Kefrén y Micerinos, así como la gran Esfinge. Alejandría es la segunda ciudad más grande de Egipto. Aquí vale la pena dar un vistazo a la famosa biblioteca de Alejandría y el Museo Histórico. En la pequeña ciudad de Luxor, a orillas del Nilo, se concentra un gran número de monumentos antiguos: los templos de Luxor y de Karnak, el Valle de los Reyes con la tumba de Tutankamón, el templo funerario de la reina Hatshepsut construido en honor al dios Amon-Ra. Para una vacación de playa se puede ir a los balnearios de Hurghada, Marsa Alam y El Gouna.

Para llegar al hotel desde el aeropuerto, los turistas suelen coger un taxi en la calle o reservan un transfer en Egipto en línea. La primera opción será un poco más barata, sin embargo eso parece ser su única ventaja. La situación con los taxis en Egipto es bastante complicada: no todos tienen contadores, y sucede que los taxistas tratan de subir el precio estafando al pasajero. También hay los que tienden a conducir de manera imprudente. Los coches en su mayoría son viejos y sin aire acondicionado.

Con traslados de Kiwitaxi en Egipto su viaje será no sólo confortable sino también seguro. Cada conductor tiene una licencia para el transporte de pasajeros y se rige por las normas de tráfico. Todos los coches no tienen más de siete años de edad y disponen de aire acondicionado. Además, llegará a su destino con un conductor amable y a un costo fijo sin ningunos recargos, aunque se atrape en un atasco.